miércoles, 30 de septiembre de 2020

Reseña "Nadie me ofende impunemente"








Ayla y Cadha Singht viven aisladas por voluntad propia en una remota isla escocesa, lejos de bailes, fiestas y del bullicio que impera en la ciudad. A las dos indómitas hermanas parece importarles únicamente sus tierras: son lo único que desean y piensan que nada ni nadie podrá arrebatárselas. 

Sin embargo, su padre tiene otros planes. Con la llegada de Rob Cunningham, un misterioso invitado; y Michael Campbell, el nuevo administrador, se verá amenazada la relativa paz de que las dos jóvenes han disfrutado hasta ese momento. 

¿Podrán hallar Ayla y Cadha la felicidad y el amor que la vida parece negarles? O ¿Acaso existen valores y secretos más poderosos que sus auténticos deseos? 







Adoro leer este tipo de novelas y además con una sinopsis tan atractiva, por lo que poco me importo que no fuera una novedad de este año. También tengo que reconocer que ya había leído algo de estas dos hermanas, que escriben bajo el seudónimo de Elizabeth Urian, por lo que fue otro punto a favor de decantarme por esta lectura.
Nadie me ofende impunemente es la tercera novela publicada por estas autoras bajo el sello de Romantic Ediciones y que salió en noviembre del 2014. Es una novela del género de romántica histórica, en este caso ambientada en Escocia.
Nos presenta la historia de dos hermanas, Cadha y Ayla Singht dos mujeres decididas y fuertes, dos mujeres valientes e impetuosas, que la vida no se lo ha puesto fácil y han tenido que luchar para defender lo suyo contra viento y marea, y más después de ese suceso traumático que cambiará su vida tal y como la conocen. Sus personalidades tan dispares y a la vez tan diferentes acarrearan más problemas que soluciones, y es que en el caso de Ayla, quizás la más impulsiva de las hermanas, no dudará en poner contras las cuerdas a cualquiera que decida hacerle frente, incluido su padre, Elliot Singht, un hombre poco interesado en la finca donde viven sus hijas, por lo que decidirá contratar a un nuevo administrador, para que pueda hacerse cargo de esta. Aquí entrará en escena Michael Campbell, un hombre con demasiados secretos y que será la piedra en el camino de los propósitos de Ayla. Entre ellos empezará una relación de odio, que llevará a escenas llenas de tensión y otras en donde incluso sus propias vidas estarán en peligro.



Aunque no todo se quedará ahí, sino que otro hombre aparecerá también en la finca, un invitado de su padre, Rob Cunningham, un nuevo rico con una idea clara, hacerse con la finca y que quedará prendado a las primeras de cambio de Cadha, la hija pequeña de Elliot. Está relación será totalmente distinta a la de Michael y Ayla. Durante la trama podremos ir conociendo más a estas dos parejas, sus acciones, sus sentimientos e incluso sus miedos e inseguridades. Una de las cosas buenas que ha tenido la novela ha sido que sus autoras nos han ido intercalando capítulos entre ambas hermanas, con el fin de no perdernos nada. Y aunque pensé que sus personajes me encantarían, por su fuerza y coraje, no ha sido así, apenas he conseguido conectar con ellos e incluso en ocasiones se me hicieron pesados, por repetición de situaciones o similares.
Tenía la sensación en ocasiones que no avanzaba en su trama, sino que seguía estancada en las mismas emociones y pensamientos de sus personajes, no notaba que evolucionaran a un ritmo que la historia se hiciera amena. Lo acabé porque realmente quería saber que sucedía con la finca y sobre todo cual era el secreto que guardaba Michael Campbell.

Con respecto a su final, previsible, pero eso era algo con lo que contaba, aunque si hubiera esperado más giros, sobre todo en esos últimos capítulos donde Ayla se da cuenta de que Michael no siente tanto por ella como decía. Ahí me encontré con una encrucijada en donde por un segundo pensé que Michael no volvería, aunque cuando lo hace, vi que era apresurado, demasiado sencillo todo, después de haberle roto el corazón a Ayla.
En el caso de Cadha todo se desarrolló de una manera totalmente distinta, de una manera más lineal. El romance de ambos empecerá de una manera inocente, pero que en el momento en el que Rob se dé cuenta del pasado de Cadha, entenderá el porqué de sus muchos desplantes. Quizás esperé un poco más de emoción en ese momento tan íntimo entre los dos, cuando ambos se sinceran y se dan cuenta de sus sentimientos.
Nadie me ofende impunemente es una novela que empecé con altas expectativas pero que poco a poco, conformo avanzaba en la historia, me iba desinflando.

miércoles, 23 de septiembre de 2020

Reseña "Todas las promesas que rompimos"







Cuando tu mejor amiga se casa y tú sigues soltera, te agarras una buena cogorza. Si no, no es la boda de tu mejor amiga. Punto. Eso sí, lo de acabar intimando a lo loco con él no estaba previsto.

En mi defensa, debo decir que asistí a la boda sin la supervisión de un adulto, lo mínimo que necesito para no liarla parda cuando hay barra libre y un soltero apetecible en la zona.

¿En qué momento me pareció que aquello era una buena idea? Al final, iba a pagar caro el no ceñirme al plan original de emborracharme. Nada salió como había esperado, a pesar de que aquella noche fue mágica.

Pero lo que son las cosas: aunque nos habíamos prometido distancia, el maldito (o bendito) destino hizo que no tuviéramos más remedio que volver a colisionar.






¡May Boeken vuelve! Y lo hace por todo lo alto con una novela autoconclusiva, emocionante y que no dejará indiferente a los amantes del género de la romántica. Desde que conocí a esta autora por su anterior biología, estaba deseando que este mes de septiembre se publicara esta historia. Y es que conocer a Daniel y a Ana de una manera más a fondo ha sido toda una aventura. Dos polos opuestos que la única unión entre ambos es Rebeka, sí, sí, la misma Rebeka de Todas las Malditas Decisiones y Todas las Benditas Decisiones. Ya en esta bilogía pudimos conocer algo a ambos personajes, pero nada que ver con cómo lo haremos ahora. Y es que todo tendrá un significado diferente tras la boda de Gary y Rebeka, donde han pasado más cosas de las que nos podríamos imaginar. Todas las promesas que rompimos empieza con un bombazo por todo lo alto, que hará que Ana se presente en Alemania para darle el notición a Daniel. Desde el momento en el que colisionan, porque lo harán, y cuando lo leáis me entenderéis, sus mundos se verán patas arriba. Deberán adaptarse a una nueva situación que les cambiará la vida para siempre. Ana es alocada, divertida, malhablada y brutalmente sincera, tanto que a veces pondrá entre las cuerdas a Daniel. Pero si hay algo que tengo que decir, aparte de darnos grandes momentos, es ese enorme corazón que se encuentra escondido bajo muchas capas, tantas que a veces puede dar señales contradictorias y despistar a Daniel, quien desde el minuto uno, no sabe cómo manejar a este terremoto de mujer.


Y es que el pasado de Ana, pesa mucho en su corazón, tanto que es incapaz en ocasiones de abrirse y ser ella misma, incluso con las personas que más la quiere. Algo que veremos muy reflejado en ese distanciamiento con Rebeka, su mejor amiga. Pero hay que decir que no es la única que se esconde entre capas, sino que Daniel es similar en este aspecto y tampoco se quedara atrás, de carácter imperturbable y con una vida perfecta ordenada y un trabajo que en ocasiones le obliga a mantener un control férreo de sus emociones, no estará preparado para la variante Ana. Ambos tan opuestos y a la vez tan similares, comenzaremos esta aventura en tierras alemanas, en donde habrá todo tipo de momentos, desde tensos, como sucederá cuando ambos se vayan dando cuenta de que sienten más de lo que admiten decir o por el peligroso trabajo de Daniel, hasta otros tronchantes en donde veremos a Ana en todo su potencial. Y es que el ritmo de la novela es trepidante, capítulos llenos de instantes que marcaran el rumbo de la historia y sobre todo de la vida de los protagonistas, quienes, si ya no tenían suficiente con los problemas que se le vienen encima, a ello deberemos añadirle a una niña rubia monísima llamada Andrea ¿os acordáis de ella? Pues ya os digo que dará mucho juego esa pequeña granuja y lo mismo que sucederá con Heiko, el propietario de ese famoso bar ilegal. Aunque no solo les acompañaran personajes que ya conocemos, sino que también otros nuevos que en ocasión pondrán contra las cuerdas a Daniel o Ana en algún momento de la novela, y es que no hay nada mejor que alguien te diga desde fuera lo ciego que estás y todo lo que podrías perder sino das ese salto al vacío.



Es un romance que se irá fraguando lentamente, dando tiempo a conocer a los personajes, sus vidas, sus sentimientos, pensamientos y emociones, tanto es así que cuando quieras darte cuenta se te habrán metido bajo la piel. También ha sido un placer ver personajes tan bien construidos y perfilados que han hecho que la historia adquiriera ese toque tan real y cercano, pues se habla sobre temas como la familia, la pérdida de un ser querido… ¡sobre la vida misma! Nada edulcorado. Y para mi este es un aspecto muy importante si se quiere llegar al lector, porque conmigo lo ha hecho. ¿Y el final? ¡ÉPICO! ¡TREMENDO! Me ha encantado, que puedo decir, ¿es previsible? Sí, pero en esta ocasión no es algo que me importe, porque si no hubiera acabado como acaba seguramente me habría dado un paro cardíaco. Unos últimos capítulos que te mantienen en vilo y que por un momento uno se pone en lo peor.


Tengo que decir que Todas las promesas que rompimos me ha suscitado todo tipo de emociones, carcajadas, angustia, alguna que otra lagrimilla, pero sobre todo mucho sentimiento y eso solo se consigue con una buena narración y un ritmo adictivo. Si aún no habéis leído la novela os recomiendo hacerlo, porque en el momento que entréis en el mundo de May Boeken no querréis salir de él.


miércoles, 16 de septiembre de 2020

Reseña "Pestilence





Vinieron a la tierra -Pestilencia, Guerra, Hambruna, Muerte- cuatro jinetes montados en sus ruidosos corceles, corriendo hacia los rincones del mundo. Cuatro jinetes con el poder de destruir a toda la humanidad. Vinieron a la tierra y vinieron a acabar con todos nosotros.

Cuando Pestilencia llega a la ciudad de Sara Burn, una cosa es cierta: todos los que conoce y ama están marcados para morir. A menos que, por supuesto, el jinete de aspecto angelical sea detenido, que es exactamente lo que Sara tiene en mente cuando dispara a la bestia impía de su corcel.

Lástima que nadie le dijo que no se puede matar Pestilencia.

Ahora el jinete, muy vivo y muy cabreado, la ha tomado prisionera, y él está ansioso por hacerla sufrir. Solo que, mientras más tiempo pasa con él, más incertidumbre tiene sobre sus verdaderos sentimientos hacia ella... y de ella hacia él.

Y ahora, bueno, Sara todavía podría salvar el mundo, pero para hacerlo, tendrá que sacrificar su corazón en el proceso.





Apenas conocía a la autora o sus libros y ahora me doy cuenta de que no sé qué hacía sin haber leído alguno de ellos. Pero gracias a las redes sociales, hace un par de meses lo vi recomendado y supe, tras leer su sinopsis, que tenía que hacerme con él. Si tengo que decir para los interesados que de momento solo está en inglés.

La historia nos sumerge de lleno en un mundo donde el apocalipsis ha llegado a la Tierra de la peor manera posible. Y es que los jinetes han venido para quedarse y hacer valer su poder ante la humanidad. 

Peste, Guerra, Hambre y Muerte. Un cuarteto que irán llegando poco a poco a la Tierra e irán descubriendo que no es todo como en un principio ellos creían. 



El primero en hacerlo, y en donde se centra este primer libro, será Peste. Un jinete que derrocha una belleza angelical, pero que para quien su único propósito es el de matar a la humanidad a través de una virulenta enfermedad, que diezmó la población mundial de una manera catastrófica. No conoce la misericordia, es fuerte, invencible, inmortal y no tolera las aberraciones que ha llevado a cabo la humanidad a lo largo de los siglos. Para él no existirá diferencia ninguna entre los que son inocentes de los que no lo son. 
Y si algo caracteriza a este jinete es su brillante armadura y su impetuoso carácter.  

Aunque para lo que no estará preparado será para conocer a la única humana, Sara, que no dudará en hacerle frente y demostrarle que la humanidad no es todo cuando él ha visto u oído. Ambos verán unidos sus destinos de la manera menos esperada. Un camino donde el dolor, el odio, el amor, la amistad y lo más importante la misericordia jugarán un papel fundamental. 

Una de los puntos fuertes de esta novela son sus personajes. Ambos con posturas totalmente diferentes. Sara, una mujer decidida que con su fuerza y ternura acabará por ganarse el corazón de Peste. Aunque al principio nos hará creer que es todo le da igual, pero poco a poco, conforme vayamos avanzando en la trama iremos conociendo su verdadero ser y todo lo que guarda en su corazón. Lo que esto chocará con el carácter de Peste, totalmente opuesto a ella. A él nada le importa, y no le importa de verdad, él solo está en la Tierra para cumplir su cometido. Pero si tengo que deciros que quizás el carácter de Peste es más complejo de lo que a primera vista uno puede suponer y el poder ir descubriéndolo de una manera tan viva, es lo que hace que sea uno de mis personajes favoritos. 




Entre ambos se irán generando grandes debates, pasando desde las cosas más ínfimas hasta temas más complicados como los enredos del corazón. Es un placer el poder ir viendo cómo van evolucionando los personajes y todo gracias a que su autora no dudara en hacernos participe en todos y cada uno de los momentos que viven cada uno de ellos, a pesar de estar escrito en primera persona y desde la perspectiva de Sara.
  
¿Me hubiera gustado haberlo vivido también desde la perspectiva de Peste? ¡Desde luego! Y me entenderéis cuando leáis el libro. Aunque al hacerlo de esta manera su autora nos mantiene entre el misterio de ¿Quién es Peste? Y lo más importante ¿será capaz de cambiar? Numerosas serán las preguntas que nos iremos haciendo sobre él conforme vayamos avanzando. 

Por no hablar del romance que se va construyendo dentro de ese “fin del mundo” ¿Quién se imaginaría que un jinete del apocalipsis tendría corazón? Está también construido el romance, que, aunque caiga en el tópico de amor – odio, no se hace pesado, pues la autora le ha dado la fuerza necesaria a la voz de Sara como para que nos ofrezca giros de lo más interesantes. 



El ritmo de la trama es realmente ligero, por lo que apenas uno es consciente de que va devorando el libro. Y su ambientación ha hecho que me traslade a un mundo donde todo ha cambiado y sus ciudades han perdido el brillo de antaño. 

¿Y el final? Quizás no me creáis, pero no me lo imaginaba así de ninguna manera, vale, que si era previsible, pero no como se fue desarrollando todo, de una forma en la que nuestros protagonistas tendrán que tomar quizás la decisión más difícil de sus vidas. 



Pestilence o Peste, es una novela donde hay acción, drama, romance, rendición… una combinación de sentimientos y emociones que me han hecho disfrutar mucho del libro y que hará que siga leyendo sus siguientes entregas. 

miércoles, 2 de septiembre de 2020

Reseña "Nosotros en la luna"






Cuando Rhys y Ginger se conocen en las calles de la ciudad de la luz, no imaginan que sus vidas se unirán para siempre, a pesar de la distancia y de que no puedan ser más diferentes. Ella vive en Londres y a veces se siente tan perdida que se ha olvidado hasta de sus propios sueños. Él es incapaz de quedarse quieto en ningún lugar y cree saber quién es. Y cada noche su amistad crece entre emails llenos de confidencias, dudas e inquietudes. Pero ¿qué ocurre cuando el paso del tiempo pone a prueba su relación? ¿Es posible colgarse de la luna junto a otra persona sin poner en riesgo el corazón?


Una historia sobre el amor, el destino y la búsqueda de uno mismo.






Leer un nuevo libro de Alice Kellen es sinónimo de que te va a tocar el corazón y quizás cuando acabes la lectura, no vuelvas a ser el mismo. Pues algo similar es lo que me ha sucedido con esta novela. 

Cuando salió ya a principios de año me enamoré de su portada, y sobre todo de su título,  Nosotros en la luna, un titulo que podía significar miles de cosas pero que algo especial iba a tener. No ha sido hasta que iba avanzando en la historia, cuando me di cuenta de que esa frase se me iba a quedar muy grabada. 


La historia comienza con un encuentro casual entre Ginger y Rhys en pleno metro de Paris. Ella desesperada por sacar un billete, él simplemente pasaba por allí. Un destino caprichoso que enlazará sus vidas de una manera única. Una relación que irá evolucionando paso a paso, desde una tierna amistad, que ya apuntaba de otras maneras, a lo que será quizás un amor de película. 

Creo que una de las cosas más importantes de este libro, han sido sus personajes. Ginger y Rhys, ambos con vidas totalmente distintas. Ella siendo una persona con toda una vida ya organizada, solo teniendo que seguir unos patrones ya marcados. Y él, directamente una veleta sin rumbo fijo, con solo una idea en la cabeza, vivir feliz haciendo lo que más le gusta. Dos mundos que chocaran de una manera descontrolada, que a su vez se complementan de una forma especial. Irán descubriendo que la vida no es blanco o negro, sino que entre medias hay una cantidad de grises que les llevaran por caminos inesperados. Tengo que decir que ha sido un placer el poder ir descubriendo la perspectiva de cada uno de ellos, porque como lectora ha conseguido afianzar los sentimientos que me han ido generando ambos personajes conforme avanzaba la trama. Les he podido descubrir desde esa felicidad o ese primer cosquilleo generado por los mensajes de Rhys a Ginger, hasta los momentos quizás más caóticos por los que pasara su relación. 



En este aspecto su autora no ha querido dejarse nada en el tintero y a pesar de ser una novela romántica, creo que es mucho más, ya que nos enseña valores de vida, de amistad, familia y amor. Este último un motor que llevará a nuestros protagonistas a tomar decisiones descabelladas y que acabarán poniéndoles en más de un aprieto, pues a veces es difícil expresar todo lo que uno lleva por dentro, y los miedos al rechazo comenzaran aparecer. Todo ello no solo se verá reflejado de una manera narrativa, sino que también podremos leer los miles de email que se escriben Rhys y Ginger, email que cuentan tanto de su vida, que me ha dado la sensación de cercanía. 

También sus personajes secundarios tendrán un valor añadido, pues habrá momentos que serán ellos los encargados de darles esos empujones para hacerles ver, que la vida consiste en arriesgarse, en jugársela y después ver que es lo que sucede.

La ambientación creo que también ha sido una parte muy importante de la novela, pues viajaremos a numerosos sitios, sobre todo con Rhys: Londres, Paris, Estados Unidos, Australia… En todos ellos iremos descubriendo pequeños retazos sobre como han sido sus vidas antes y como han ido evolucionando hasta el momento actual que marca la historia. 



Ese juego de pasado y presente, ha hecho que entendiera más sobre la relación de Rhys con sus padres, por ejemplo, o como en un momento puntual la vida de ambos se separan, descubriendo por mi misma si el amor que dicen sentir es real o es solamente un idilio del momento. 

Que decir de su final, ¿lo esperaba? Sí, y también lo deseaba, ya que durante su trama he sufrido bastante con algunos de los momentos entre ambos, en ese tira y afloja que por un segundo temí que mandara al traste su relación. 

Y quizás otro detalle que me ha encantando ha sido la importancia de “El principito” en la novela, lecciones de vida que le irá dando Ginger a Rhys de una manera sencilla y comedida. 



“Nosotros en la luna” es una novela tierna, romántica, detallista y que se lee de una sentada, porque desde el minuto uno, me ha sido totalmente imposible dejarla. 


miércoles, 12 de agosto de 2020

Reseña "La dama sombría"




Orión tiene quince años y lleva una vida de lo más normal: su mejor amiga colecciona dragones de peluche y él, por su parte, intenta no morir de aburrimiento en el instituto. Bárbara también tiene quince años, aunque su vida es bastante más interesante: su mejor amiga es una poderosa maga de la luz y ella es hechicera de combate.

Bárbara y Orión viven en la misma ciudad, pero no se conocen de nada. Sin embargo, el destino del universo depende de que lo hagan. Porque aunque Orión no lo sabe, es el Elegido, la persona destinada a derrotar a la Dama Sombría.

Así, ambos deberán vencer a los siervos de la oscuridad en una misión a contrarreloj llena de magia, aventura, amor y peligro. Mientras, los servidores de la Dama Sombría tratarán de eliminarlos a toda cosa… ¿Lograrán cumplir la misión con éxito?








¿Magia? ¿Demonios? ¿Una profecía? ¿Y muchas aventuras? Esto es lo que he podido encontrar en esta primera parte de la trilogía de Mark J. Leiver. Un mundo entre la Tierra y  un lugar fantástico llamado Úmbator que me mantuvo pegadas a sus páginas desde el inicio. Pero si algo me cautivo fueron sus personajes.

La dama sombría es una novela de fantasía juvenil donde la aventuras y magia, y sobre todo el humor, son los grandes atractivos de esta historia. Una lucha entre el bien y el mal, en donde los Guardianes de la Luz, un grupo de adolescentes con poderes especiales estarán mas que dispuestos a acabar con los huestes del Archimago. Pero todo se complicará aun más cuando el elegido salga a luz, los huestes no dudarán en hacer todo lo posible para acabar con él. Una carrera a contrarreloj que nos llevará a multitud de peligros. 

Magia, hechizos, combates con diferentes seres de la oscuridad, un mundo complejo que ha creado Mark J. Leiver y que desde luego no deja indiferente a nadie, pues han sito tantos los detalles, que he podido imaginarme perfectamente como es, y eso en fantasía es totalmente necesario.

El libro está dividido en dos partes, en donde conoceremos la perspectiva de nuestros personajes principales, Bárbara quien nos enseñará todo ese mundo mágico y Orión, que es más como nosotros, un terrícola.



Pero si hay algo de esta historia que sin duda es para destacar, son sus personajes. Bárbara, a la que adoré, y Orión, con quienes desde luego me reí mucho. Adolescentes en todo su apogeo, y es que aparte de la trama en sí, serán ellos que nos ofrezcan otro tipo de temas como la amistad, el amor, la familia y sobre todo ese afán con encontrar su sitio en este mundo. Una búsqueda que ofrecerá diálogos frescos y divertidos. Ha sido casi imposible que mientras leía no se me escapara una carcajada. 

Aunque no solo los principales han dado mucho juego, sino junto a ellos les acompañan un elenco de personajes dignos de mención como Diana, Dara, Nacho… que a pesar de no llegar a profundizar en sus sentimientos o vivencias y ofrecernos algunas pinceladas de sus vidas desde luego potencian la historia con sus enredos, cuestiones o incluso debates. 

Otro aspecto que ha sido por lo que realmente he disfrutado de la historia, es la manera que ha tenido el autor de narrar la historia. Descripciones de lugares, paisajes, multitud de detalles sobre los personajes e incluso esos pormenores que los rodean y que hacen que como lectores empaticemos con ellos. Así como su lenguaje coloquial y cercano que va a atrapar a todo tipo de lector. 


Con respecto al final, ha sido abierto, por lo que supongo y espero que en breves podamos contar con su secuela, porque desde luego me he quedado con ganas de más. 

La dama sombría es una novela divertida y ágil de leer, con unos personajes que cautivan y con un final que desde luego deja con ganas de más. 

Con que más puedes soñar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...