martes, 21 de marzo de 2017

Hablando de: La obsesión de los selfies


Vivimos en un mundo en donde las redes sociales dominan nuestras vidas, llegando a puntos de los que quizás apenas somos conscientes de ello. Un mundo en el que la autoestima, la sensación de bienestar y el sentimiento de ser queridos, se demanda en altas cantidades. Y todo a base de esos famosos botones con forma de corazón o dedito. En cada red social un mundo, en cada cuenta un objetivo y realmente al otro lado de la pantalla un sentimiento anímico.


Cada vez la búsqueda de la aceptación social sube un escalafón más en esta cadena de locura, que no conduce a ningún lado, a ninguna parte. Es la obsesión de los selfies, la necesidad de compartir, pero no de compartir sanamente, sino de hacerlo con la intención del subidón, como una pequeña droga que se cuela en nuestro organismo, que llega sin quererlo y se instala en nuestras mentes.



Pero esto no podía ser de otra manera en los tiempos que vivimos. La aprobación por parte de los demás siempre ha sido una idea que el ser humano ha tenido arraiga desde hace mucho antes de que aparecieran las redes sociales, simplemente esto último ha sido una manera de darle cabida, una vía en la que poder ofrecer todo de nosotros mismos sin pensar en el coste que eso puede conllevar, solo el hecho de gustar. Y la frase de “seguro esto habrá a alguien que le gusta” adquiere un nuevo peso, una nueva perspectiva.



Fotos, fotos y más fotos. Practicar este nuevo deporte, puede realizarse de dos maneras, dos caminos a escoger cuando uno ha decidido ponerse delante de la cámara y apretar el botón de la cámara. Una vertiente divertida, anecdótico y sin presión social. Y luego otra vertiente, más oscura, en donde el peligro de la drogoself adquiere un matiz diferente, un individuo con ansiada de encajar, de sentirse importante en ese pequeño mundo a través de me gustas, poniéndose con ello en una situación de vulnerabilidad, de condicionante. Un termómetro de corazones que hará que tu día mejore o empeore. ¿Cuántos podría hacer falta para sentirse mejor? ¿Cuántos harían falta para vivir según tus normas?



No dejes que esto marca tu vida, no dejes que los corazones decidan por ti, ten tus propios principios, busca lo que a ti te haga feliz, sin aprobación social, solo por ti, pues eres el único individuo que realmente puede hacerte feliz.



 
 

miércoles, 15 de marzo de 2017

Reseña: Campanilla olvidó volar



Buenas noches, preciosos

Hoy os traigo una nueva reseña de un libro que leí hace poquito, no es quizás todo cuanto me esperaba, pero no dudé en zambullirme entre sus paginas, ya que a veces una primera impresión puede hacer que juzguemos mal tanto su trama como todo lo que conlleva.

Es lo primero que he leído de esta autora, por lo que no tenia ningún tipo de referencias y tampoco me dio por leer ninguna reseña al respecto, quería sorprender y menuda sorpresa me lleve, fue un mitad - mitad, ¿Qué quiero decir con esto? Entonces debereis de seguir leyendo.

 

lunes, 13 de marzo de 2017

Reseña: El fin de los tiempos



Hola, holita, queridos


Hoy os traigo el desenlace, ese final, el esperado, bueno quizás no tan esperado por el hecho de que ya hace bastante que salió, pero que os voy a decir, no era mi momento o más bien no quería acabar esta trilogía. Por una cosa u otra, no ha sido hasta este mes que me he decidido ¡Ains! Y que puedo decir…


 

martes, 7 de marzo de 2017

Reseña: La princesa de papel



¡Hola, holita!

Sí, sé que es martes y esta reseña estaba programa para ayer, pero me fue físicamente imposible, así que hoy no me quiero enrollar mucho más y hablemos de un nuevo libro. El libro de hoy, es de estos que se esperan con ansias desde que salen en inglés, desde que se lee su sinopsis y es no es para menos. 

Volvemos a inmiscuirnos en un mundo donde el lujo y el dinero pueden hacer que tu vida mejore, una segunda oportunidad, que a pesar de ofrecerte todo cuanto hayas deseado, también levanta ciertas asperezas. Este no es otro que “La princesa de papel”.



viernes, 3 de marzo de 2017

Más allá



¿Pensabais que no subiría entrada? MEEC, ERROR. Aquí estoy, pero esta vez no con una reseña o noticias, no, esta vez me he animado a subiros alguno de mis escritos, de esos que en transcurso de vagón a vagón me da por reflexionar. Solo espero que os guste. Os leo más abajo.





MÁS ALLÁ



Miras hacia atrás y ves que el tiempo pasa, que nada es como antes, que incluso al que creías conocer profundamente, ves que también ha cambiado, que ya nada es igual. Pero es que tú también debes mirarte al espejo. Tú tampoco eres quien creías y seguramente esos cambios, esas experiencias y nuevos caminos, han hecho de ti una persona diferente. Son cambios que te producen un bajón existencial, preguntándote quizás a dónde vas o a donde te gustaría ir ¿Qué hubiera pasado si hubieras cogido ese camino y no el otro? ¿Y si…? Frases que ahora son incompletas. No pasa nada. De nada vale mirar atrás. Nuevos caminos se abrieran a ambos lados y esas personas que creías conocer quizás no te acompañen. No desesperes. La gente irá y vendrá, por eso no debes de preocuparte.

Todos cambiamos, solo procura siempre cambiar a mejor y lo malo que no te ate. Vuela lejos, alto. Que no te preocupe tu espalda, solo tu frente. Hay tantas vidas que uno puede inventar, que puede construir. Aunque recuerda, a veces los caminos son atajos, pero otros son paredes colosales, difíciles de saltar, de evitar. Puedes coger impulso y comprobar que hay al otro lado de la pared o simplemente buscar otro camino, aunque quizás no te suponga la misma satisfacción. Por lo que intentándolo, juégatela y solo, quizás, lo que haya más allá…




Con que más puedes soñar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...