martes, 7 de julio de 2020

Reseña "Vacaciones en los Hamptons"




Felicity Knight, paseadora de perros profesional, adoraba Nueva York… hasta que su exmarido empezó a trabajar en la clínica veterinaria de su barrio. Hacía diez años que no veía a Seth Carlyle, pero bastó un vistazo a aquel atractivo hombre que seguía siendo demasiado bueno para ella para que el corazón de Fliss sufriera como si su matrimonio se hubiera roto el día anterior. Por eso, cuando su abuela le dijo que necesitaba ayuda en los Hamptons ese verano, le pareció el modo ideal de escapar de su pasado.
Su relación solo había durado unos cuantos fogosos meses, pero el veterinario Seth conocía a Fliss y sabía que, si había huido a los Hamptons, era porque sentía todavía la conexión que había entre ellos y eso le asustaba. La había dejado escapar una vez, pero ese verano no repetiría el error. Con ayuda de su adorable perrita, Lulu, y un poco de magia, estaba decidido a hacerle entender a Fliss que nunca había dejado de quererla








No hay nada que me guste más para esta época del año, que las novelas frescas y divertidas y esta creo que ha sido una ellas, una elección que llegó a mis manos sin quererlo y que desde luego he disfrutado. 

La portada en sí huele a verano, dos tumbonas con vistas al mar y al fondo una ciudad que traerá mucho juego y será el inicio de esta historia. Dos hermanas gemelas Harriet y Felicity Knight pasaron años veraneando en los Hamptons, y ahí fue donde la mayor de las hermanas se enamoró locamente de su vecino, Seth Carlyle. El primer amor que llegará de una forma tierna y alocada, noches de romance que con el tiempo dio pie a que tomaran ese gran paso, casarse. ¡Y ahí será donde su autora nos envíe directamente al presente! Para presentarnos a dos hermanas más adultas, con un negocio de paseadoras de perro entre manos y sobre todo en la gran ciudad de Nueva York. 

Me ha gustado mucho que la autora no dudara en dejar bien claro las diferencias entre ambas hermanas, más allá de su físico. La dulce Harriet que con su actitud es capaz de amansar a las fieras, todo lo contrario a Fliss, directa, espontánea y apasionada. Tanto que cuando el destino vuelva a poner en su camino a su atractivo exmarido Seth, apenas será capaz de controlarse. Y su decisión no será otra que huir, aprovechando que su abuela necesita ayuda en los Hamptons. Desde ese primer momento sabía que la diversión estaba servida, sobre todo por la forma en la que engaña a su abuela haciéndose pasar por Harriet. 


Por el contrario, Seth al ver a su exmujer apenas puede creérselo y tomando quizás la decisiones más difícil de su vida, estará dispuesto a mantener esa conversación que hace mucho tiempo debieron mantener, y es que donde hubo fuego, cenizas quedan. La tensión entre ambos es clara desde el inicio, ambos siguen estando enamorados, pero su cabezonería les llevará a que comentan más de una locura, aunque aquí quien se lleva la palma es nuestra protagonista, quien no dudará en hacerse pasar por su hermana Harriet  incluso delante de Seth, todo vale con tal de despistarle. Con lo que Fliss no cuenta es que Seth la conoce demasiado bien, y tras abandonar también Nueva York, volverán a esa playa que los vio enamorarse. 


Ese tira y afloja entre los protagonistas se hace adictivo, ya sea por las locuras de Fliss que se meterá en un más de un lío por evitar quedarse a sola con Seth o de Seth quien estará dispuesta a seguirle el rollo con tal de que estar cerca de ella. Durante todo la novela, se irán entremezclando capítulos o recuerdos entre el pasado y el presente que ayudará a atender porque Fliss huyó de ese matrimonio con el corazón roto, así como otros temas más escabrosos que tienen que ver con su familia.

A estos dos hay que añadirle varios personajes más que harán que la novela sea desternillante, como el grupo de amigas de su abuela, un grupo de mujeres que no dudarán en alentar a Fliss sobre Seth con planes de lo más alocados, o incluso su hermana, Harriet que será, para mi gusto, esa ancla que le devuelve al presente, ya que de por si, ambas comparten un pasado familiar bastante duro y del que pude ir conociendo poco a poco. Otros personajes que también aparecerán de una manera decisiva serán los amigos de Seth, quienes no dudarán en ponerles en más de un compromiso. Pues creo que todos ven claro que están hechos el uno para el otro, excepto ellos. 

Aunque no todos los personajes pueden ser adorables, también está ese personaje odioso que sabes que solo está ahí para malmeter y evitar que ambos vuelvan a estar juntos. Lo que quizás no me esperaba era la cantidad de mentiras que será capaz de inventar siendo una persona tan cercana a Seth, y que hará que incluso Seth no sea capaz de discernir entre la verdad y la mentira.  

El final, es previsible, pero la verdad es que no me ha importado, era realmente quizás lo que estaba buscando, una historia sencilla con un final feliz, aunque hasta llegar a ese final feliz, tocará sufrir un poco. 

Otro aspecto quizás que me ha gustado de este final, es que deja la puerta abierta para la historia de Harriet, o eso es lo que yo esperaba, porque la verdad es que me ha conquistado con su dulzura y su forma de ser, aunque se puede entrever que lo que tiene de tierna lo tiene de carácter.  

La narración de Sarah Morgan es una prosa fresca y sencilla, fácil de leer en donde el romance es lo que prima, quizás más que esa parte erótica, que uno siempre puede encontrar en este tipo de novelas. Para ser la primera vez que leo algo de esta autora, me ha gustado mucho, ha sido un libro que he acabado sin apenas darme cuenta y eso para mi es un gran punto a su favor. Seguramente me anime a leer más novelas suyas. 

Vacaciones en los Hamptons es una historia de segundas oportunidades llena de mucho romance, risas y malentendidos que hacen que esta historia sea ideal para estas tardes de calor. 

miércoles, 1 de julio de 2020

RESEÑA "Con aroma a madera"






Una historia que nos recuerda que cada día tiene mil cuatrocientos cuarenta minutos para vivirlos, que las cosas sencillas de la vida pueden obrar magia y que hay muchos caminos para llegar al hogar.
Una ambición insana, una biblioteca que guarda encuentros, un viaje obligado, una carrera de orientación, un encuentro rocambolesco, una atracción contenida, un par de vinos y un viñedo… harán que las vidas de Arturo y Marian colisionen de repente. Un amor que irá fraguándose entre barro, tintes afrutados y madera.


¿Quieres conocer a Marian y Arturo?



Marian: Mi filosofía de vida: saltarme reglas que en realidad no existen, disfrutar de lo que no es socialmente aceptado, probar sin culpa y experimentar con mis sentidos cada día.

Arturo: Jamás le perdonaré su rechazo siendo un adolescente, cuando me mandó al infierno porque no era un hombre hecho y derecho. Ahora ya no soy aquel crío y el pasado no me impide que vuelva a desearla como nunca he deseado a una mujer. Y aunque su estilo de vida no casa para nada conmigo, soy egoísta y quiero estar cerca de ella todo el tiempo que pueda.





Con aroma a madera ha sido uno una historia que me ha sorprendido por su originalidad, ha sido un viaje llenos de olores, sabores, y sobre todo mucho romance. Es la primera vez que que leía a Luz Barreras y me ha encantado. Creo que ha sabido conjugar muy bien ese romance que va surgiendo entre los protagonistas con el mundo de la vinicultura, un tema que para mí ha sido uno de los aspectos principales de su trama. 

Marian Herranz es una mujer que ha visto como su vida transcurría entre intensas horas en un Hospital de Madrid, estrés, tristeza y agobios propios de la rutina. Esa pasión con la que comenzó parece haber desaparecido, por lo que en el momento en el que toca fondo, decide romper con todo lo que conoce. Un giro de 360º que la llevará directa a un pueblo cercano de la capital, y será allí donde comience una nueva vida. Una experiencia que le ofrecerá la mayor de las gratificaciones y esta la encontrara entre su viñedo y sus diseños de alfarería. 


Pero hay a veces que el pasado vuelve a tocar a la puerta y será cuando entre en escena Arturo Alquézar, un antiguo conocido de la infancia, que desencadenara un pasado que creía guardado y sepultado, pues la última vez que se vieron no acabaron en buenos términos. Ahora solo espera poder mantener al menos una relación cordial con él, algo que desde el primer momento Arturo no está dispuesto.

Arturo Alquezar es un hombre frío y controlador, siempre con las emociones bajo control, y por supuesto, siempre acostumbrado a salirse con la suya. Apasionado de los vinos y de encontrar lo mejor, lo único, lo exclusivo. Y será cuando en búsqueda de ese vino especial cuando se tope con el viñedo de Marian. 

Su historia a pesar de comenzar de la peor manera, poco a poco ambos se irán dando cuenta, sobre todo Arturo, que Marian ha mantenido ciertos secretos por protegerle, secretos que saldrán a la luz y que están dispuestos a arrasar con todo lo que conocían. 

Me ha encantado esos momentos en los que Marian no dudaba en poner a su sitio a Arturo, y es que creo que ambos comparten una relación muy especial en la que se complementan a la perfección, aunque antes de ese entendimiento traerán más de una comedera de cabeza, que además estará alentada por Jimena y Leo, los mejores amigos de ambos. 


Ha sido un tira y afloja con escenas muy divertidas y otras muy dramáticas, dos contrapuntos que hacían que me sorprendiera por el camino que pudiera tomar la historia. Y es que desde luego solo Marian es capaz ver más allá de la fachada de Arturo y es que en el fondo este hombre guarda un corazón de oro.

Pero no será el único romance con el que me encontré, sino que se puede decir que dentro de esta historia hay otra, y esa es la de Jimena y Leo, los mejores amigos de nuestros protagonista, quienes vivirán su propio romance sin tantas complicaciones,  se dejarán llevar hasta que de igual manera se den cuenta de que no saben que rumbo está tomando su relación, a partir de ahí… bueno a partir de ahí solo decir que ya cuentan con su propio libro, y que sin duda leeré más pronto que tarde.  

La trama avanzará descubriendo otros personajes con menos relevancia, pero que serán decisivos para las decisiones de los protagonistas, como el padre de Arturo, o el cuñado de Marian, quienes parecen ver mejor que su relación solo puede acabar de una manera. 

He disfrutado mucho que durante toda la historia su autora fuera dejándonos conocer como transcurre la creación de vino, desde su inicio hasta el espectacular vino de Marian. Ha sido un recorrido que creo que no olvidaré, pues me ha dejado ver todo ese trabajo duro que hay detrás de ello y del que Arturo conocerá de primera mano. 

Respecto al final, ha sido previsible y ¿era lo que esperaba? Desde luego, creo que no podía acabar de mejor manera, sobre todo porque por una vez ha sido nuestro protagonista quien ha tenido que adaptarse a la vida de la mujer que ama, algo a lo que quizás no estoy muy acostumbrada, porque casi siempre suele ser a la inversa. 

La ambientación de la historia de igual manera me ha cautivado y es que son pocas las novelas que uno puede encontrar en donde la trama suceda en un pueblo cercano de la capital madrileña. Me transportado directamente a ese famoso pantano de San Juan, a ese viñedo donde Marian vive e incluso a ese pueblo de San Martin de Valdeiglesias donde todos están dispuestos a arrimar el hombro. 

En referente a su narración, Luz Barreras tiene una prosa fresca y rápida de leer, así como adictiva. Los capítulos me duraban un suspiro, y es que ha sido un gran punto que pudiera disfrutar de la historia desde los dos puntos de vista de los protagonistas, por lo que ha hecho que aún me metiera más en la trama. 

Con aromas a madera es una novela ideal para este verano, llena de romance y buenos vinos, en donde ambos se mezclaran para crean una combinación perfecta. 


miércoles, 24 de junio de 2020

RESEÑA "Asesino de brujas: La bruja blanca"






Unidos como uno para amarse, para honrarse o para arder. Dos años atrás, Louise le Blanc huyó de su aquelarre y se refugió en la ciudad de Cesarine, donde renunció a la magia para vivir de lo que pudiera robar. Allí, cazan a brujas como Lou. Les temen. Y las queman. Como cazador de la Iglesia, Reid Diggory ha vivido su vida bajo una regla: «No permitirás que ninguna bruja viva». Pero cuando Lou realiza una gran artimaña, tanto ella como Reid se ven obligados a aceptar una situación impensada: el matrimonio. Lou, incapaz de ignorar sus sentimientos que son cada vez más fuertes, pero sin poder cambiar quién es, Lou debe elegir. Asesino de brujas: la bruja blanca se desarrolla en un mundo de mujeres empoderadas, magia oscura y donde los romances son fuera de serie. Cuando lo termines de leer, querrás más. 





Cuando este libro llegó a España, de primeras me cautivó su portada, llamativa, intrigante y con esos colores que ahora tras leerlo, creo definen muy bien la historia. Y ya cuando leí la sinopsis, supe que había caído y que tenía que leerla. Aun sigo sin entender como he podido posponer tanto esta lectura, porque de verdad que la he disfrutado muchísimo.

La historia comienza presentándonos a Louise, una bruja que tuvo que huir de su aquelarre y que ahora se encuentra en la ciudad de Cesarine, intentando sobrevivir como puede, robando. Así que cuando se le presenta la oportunidad de hacerse con un poderoso anillo, apenas lo duda. Pero la fortuna le tiene preparada una sorpresa enorme, cuando su destino se encuentre atado a Reid, el capitán de los cazadores de brujas.

Una de las mejores cosas que tiene el libro y que me ha encantado de esta historia, han sido sus personajes, y creo que aquí sería incapaz de hacer diferencia entre los principales y secundarios. 

Lou es una protagonista femenina fuerte, decidida y audaz, que no tiene tapujos en decir lo que piensa o siente, haciendo que en ocasiones sus expresiones no sean aptas para una dama, pero a pesar de toda su bravuconearía guarda un corazón lleno de inseguridades, uno que teme amar y ser amado, y que solo los más cercanos son capaces de identificar, algo que sabrá hacer muy bien su amiga Coco, otra bruja, que está más que dispuesta a jugarse la vida por ella. Ambas son un dúo de lo más singular, tienen una camaradería tan especial y la autora la describe tan bien que me sentí muy cercanas a ellas. 


Pero no solo contamos con personajes femeninos fuertes, sino que también los masculinos tienen su aquel. En el lado opuesto está Reid, un cazador fiel a sus principios,  formado bajo el ala del arzobispo y que cree fervientemente en la causa de matar brujas para crear un mundo mejor. Al principio veremos un Reid, demasiado regio, poco acostumbrado a salirse de las reglas establecidas, por lo que en el momento en el que Lou aparece en su vida de grises, todo adquiere un color especial, dando pie a una relación que no entiende ni de religión ni de brujería. Me resulto muy difícil que Reid no me cayera bien y es que conforme fui conociéndole, me fui dando cuenta de que me iba a ser imposible no quererle. Pues su evolución junto con la de Lou ha sido realmente increíble.

Como adelantaba un poco antes, los personajes secundarios también ha sido un elemento vital para el desarrollo de la historia. Tanto Coco y Ansel, serán dos personajes muy cercanos a los protagonistas y que los acompañaran en casi todas la escenas. Coco, una bruja de sangre con un carácter brillante, y que su opinión como sus acciones en algunos momentos será decisiva, creando conflictos y malentendidos. Por el contrario, Ansel ha sido como el muchacho a proteger, un joven chasseur bondadoso y amable, que a pesar de estar dentro de la Iglesia, tiene un mente bastante abierta y que no dudará en aceptar a Lou y a Coco tal y como son. Además Ansel son de esos personajes que uno le va tomando cariño poco a poco, conforme se le va conociendo y que cuando uno llega al final de la historia, sabe que ya no sería igual sin él. 

Toda la novela estará narrada a partir de dos puntos de vista que se irá intercalando, la de Lou y la de Reid, dos perspectivas muy distintas que nos da la oportunidad de conocer mucho más a los personajes y sus vivencias, como ese cierto odio de Lou por los chasseur y todo sus principios con la Iglesia o la de Reid, un fiel seguidor a la caza de brujas. Creo que sin estas dos visiones seguramente habría sido complicado entender las posturas de ambos e ir descubriendo que son más cosas las que les une que las que les separa. 

Otro de los aspectos que ha hecho que me encantara la historia ha sido la ambientación, en donde la autora ha jugado con ciertas premisas de una Francia de época con paisajes románticos, calles abarrotadas de gente disfrutando de los espectáculos ambulantes e incluso esa picaresca tan típica de la época. Ha sido un viaje que desde luego con sus descripciones me ha transportado a esa Cesarine de toques franceses. 

El ritmo de la historia ha sido tan envolvente que me ha resultado complicado soltar el libro, porque conforme lo hacia, me quedaba en un capítulo clave o me daba una premisa de lo que iba  a suceder más adelante. No he sentido que me faltara, ni me sobrara nada, ya fuera en cuestión de escenas o diálogos, creo que todo esta muy bien hilado para que el lector disfrute de cada uno de sus capítulos y siempre se quede con ganas de más por seguir viendo como se desarrolla la relación entre los personajes o por como se las arreglaran en las escenas de acción en donde sus vidas correrán más de un peligro.


La bruja blanca es la primera parte de una bilogía que empieza pisando fuerte, que a pesar de sus 400 y pico páginas, no se hace pesado, sino que por el contrario a uno le deja con la miel en los labios al querer saber que sucederá en las siguiente entregas. 


martes, 16 de junio de 2020

RESEÑA: Rock therapy



Elizabeth Harvey tiene la vida resuelta. Vive en un lugar tranquilo de Los Ángeles, tiene un trabajo que adora junto a su madre adoptiva, y ha conseguido que la industria de la música se olvide de que alguna vez existió: la que una vez fuera la niña más mimada del rock desapareció con su apellido, y su padre quedó enterrado en el olvido junto con su cadáver.

O eso creía ella.

Ahora, dieciséis años después, Elizabeth se verá obligada a enfrentarse al único cliente que la hará reencontrarse con su pasado, y no tendrá escapatoria.

Dylan Reeves está arruinado: huyendo de su pasado mientras vive de gira en gira y siendo la marioneta de un gran sello discográfico. Su mejor amigo lo odia, su familia hace tiempo que le dio la espalda y sus vicios son su único consuelo.

Y últimamente ni eso está funcionando.

Después de tres sobredosis seguidas, la discográfica le recuerda que no es más que una cara bonita en una banda cualquiera. El cantante de Kill Me On Saturday se verá obligado a entrar en desintoxicación y empezar terapia si no quiere que su vida se tuerza aún más.

Ninguno de los dos quiere estar ahí: ella porque huye de la figura del rockero de moda. Él porque no piensa contarle a nadie la verdad. Pero nada de lo que ellos quieran importa, porque la discográfica tiene planes más importantes: la gira está a punto de empezar y Dylan se ve obligado a abandonar el proceso de desintoxicación para volver al trabajo… con una condición. Elizabeth Harvey tiene que acompañarlo. La chica tiene una cara que le resulta familiar, una tendencia a mirarlo por encima del hombro y un secreto que Dylan se muere por descubrir.

            Por suerte para él, sus peticiones son escuchadas.   

            Por desgracia para ella, tiene una reputación que mantener.





Rock Therapy es de esas historias que llegan por sorpresa a tu lista de lecturas y sabes que te van a enganchar desde el inicio, ya sea por su portada o su intrigante sinopsis, al menos esa fue la sensación que tuve en cuanto me hice con esta novela. 

Este es el primer libro publicado por L. A. Brier, una novela romántica que tiene de todo, rock, drogas, amor y muchos líos. La historia de Dylan Reeves y Elizabeth Harvey, es una historia compleja, llena de altibajos, con duros que no dejarán indiferentes al lector. Y es que el tema que tratara de primera mano es la adicción de Dylan. Él, un reputado músico, conocido internacionalmente por su música ha tocado fondo. Y está a un paso de perderlo todo si no consigue salir del agujero en donde se ha metido y del que nadie es capaz de sacarlo. Con un pasado duro, lleno de cicatrices y muchos remordimientos, es como se presentará ante nuestra protagonista, Elizabeth. 

En su caso, Elizabeth es una mujer fuerte y decidida, que a pesar de su juventud, se ha construido una sólida coraza en donde dejar a todo el mundo fuera. Odia la música, odia todo lo que tenga que ver con giras, conciertos, bandas, groupies… ¡TODO! Pero aún así, me ha conquistado, creo que es una mujer que está dispuesta a superar su tormentoso pasado, o eso es lo que intentará y todo gracias a Dylan, aunque eso será mucho más adelante.

De momento ¿qué pueden tener en común dos personas tan distintas? Fácil, sus ganas de ayudarse mutuamente, y es que entre ellos, y gracias a las sesiones, se irá viendo un cambio, una evolución para que la que ninguno está preparado, haciendo que poco a poco consigan tocar el corazón del otro, de una manera que antes nadie lo hizo. Aunque pueda parecer a simplemente vista una historia típica, hay muchos más hilos enrevesados entre su trama, como en el momento en el que todo se precipitará por el secreto que guarda Elizabeth, en cuanto salga a la luz, todo cambiará. 



Una de los aspectos que más me ha gustado de esta historia ha sido la evolución de ambos protagonistas, algo lento, bien hilado, ofreciéndonos explicaciones tan reales que hace que como lectora empatizara con ellos y los entendiera más, creo que es una pareja que me ha cautivado, no diría desde el minuto uno, porque pensé que entre ambos acabarían por no entenderse, pero conforme iba avanzando en la historia, me iba dando cuenta, de que a pesar de ser tan diferentes tienen algo que les hace a l a vez muy similares. 

Tengo que decir, que este feeling con los personajes principales, también me ha sucedido con sus personajes secundarios. El conocer al resto de la banda de una manera cercana y ver como los protagonistas principales interactuaban con ellos, creándoles esos debates existenciales que uno no sabe muy bien por donde van a salir. Durante toda la novela he tenido la sensación de ser una más de ellos, cosa que me ha encantado, porque ha hecho que viviera la historia de una manera más especial.

Respecto al final, es previsible, pero ya sabéis que a veces eso no me importa si el resto de la trama se ha desarrollado de una manera lógica, cerrando los puntos claves para llevar a ese colofón final, en donde los personajes acaben desnudando su alma y perdonándose por un pasado que ya no tiene remedio. 

La prosa de L. A. Brier es sencilla, se lee con rapidez, ofrece esa intensidad propia que hace que como lectora no pudiera abandonar sus páginas. Creo que esta novela en su conjunto era todo lo que estaba buscando, y me ha sorprendido co creces sobre todo porque no me he encontrado con los típicos personajes y porque al final he acabado adorando a Dylan y entendiendo a Elizabeth. 

Poco más puedo decir que me encantaría saber más sobre el resto de la banda, si es así estaré a atenta porque desde luego no pienso perdérmelo.  

miércoles, 10 de junio de 2020

RESEÑA: Viento de otoño






Una novela clásica del género histórico romántico ambientada en la Escocia del siglo XIV y con una protagonista de origen español.
Ella estaba dispuesta a arriesgarlo todo para encontrar un nuevo hogar.
Él no contaba con poner en peligro su honor y su vida. Ni con perder su corazón.
¿Logrará ella encontrar su lugar en la tierra de sus ancestros?
¿Conseguirá él cumplir su misión sin perder el alma en el intento?
Antes de su muerte, el rey Robert the Bruce pidió a sus caballeros que enterraran su corazón en Tierra Santa para expiar sus muchos pecados.
En 1330, un grupo de guerreros escoceses, portando el corazón del rey en una urna de plata, partió con el propósito de luchar en las Cruzadas. El destino, sin embargo, los llevó hasta Castilla para luchar junto al rey Alfonso XI en la batalla de Teba.
Veintiséis años más tarde, Gabriela, hija deuno de aquellos guerreros, ha perdido a toda su familia. Acosada por su padrastro, abandona su Toledo natal en compañía del siempre fiel Angus Campbell, quien fuera mentor y compañero de armas de su padre. Juntos inician un largo periplo con destino a Escocia, donde ella espera encontrar un nuevo hogar entre los restos de su linaje.
Duncan, jefe de los guerreros del clan Montroe, valiente, temido y respetado por todos, recibe el encargo de entrenar a aquel joven imberbe que, recién llegado de Castilla, asegura llevar la sangre del clan en sus venas. Honorable y fiel a su laird, Duncan tratará de llevar a cabo su encargo, pero su mundo comenzará a resquebrajarse cuando empiece a sentirse atraído por aquel exótico y agraciado joven.




Nunca había leído nada por Brenna Watson, quizás había sabido de sus libros por redes, pero nunca había llegado a animarme a leer nada de ella hasta el momento. Y empiezo a pensar que quizás debería haberlo hecho antes.  

Viento de otoño es una novela publicada a través de la editorial Vergara (Ediciones B) el pasado año, por lo que novedad no es, pero hay a veces que uno descubre libros con el paso del tiempo y creo que este es uno de los que merecen muchísimo la pena y más por la trama que nos ofrece. La aventura que depara no me dejó indiferente en ningún momento y creo que por eso lo disfrute tanto, esa mezcla del siglo XIV junto con el tema de las cruzadas y si a ello, le añadimos una protagonista fuerte, la combinación es explosiva y totalmente adictiva. 

Viajar con Gabriela desde Toledo hasta Escocia ha sido emocionante, uno puede ir viviendo con ella las dificultades del camino, soportando sus pesares e incluso sus sentimientos, haciendo que se vaya convirtiendo en uno de sus personajes que uno sabe  que acabará cogiéndole cariño, como sucede igualmente con su compañero de viaje, Angus, hombre de confianza de su padre.

Pero quizás todo esto se magnífica cuando le toque presentarse cara a cara con su abuelo, su último pariente vivo. Un importante laird que ve la llegada de su nieta como un soplo de aire fresco para tanto sufrimiento como ha vivido. Y creo que ese momento es crucial, porque será donde comiencen los malentendidos. No se puede olvidar que en esa época una mujer viajando sola no era nada recomendable, por lo que Gabriela se presentará ante su abuelo como todo un hombre. 

Aunque ha esta ecuación hay que sumarle uno componente más y ese será Duncan, jefe de los guerreros del clan y leal a su laird, se encargara de adiestrar a la joven Gabriela. Lo que al principio comenzará como simples entrenamientos irá derivando en una especie de relación que ni el mismo Duncan entienda, y todo porque se siente locamente atraído por el nieto del laird. Disfrute de esos miles de intentos por parte de la protagonista para evitar que la pillaran, pero poco a poco ella misma se irá dando cuenta de que habría sido más fácil decir la verdad desde un principio. 

Me ha encantado leer como esta relación entre ellos se iba fraguando poco a poco, descubriendo a ambos protagonistas, sus anhelos, sus inquietudes y sobre todo lo que buscan ellos en el amor. Ambos tienen un pasado muy duro, que a veces les será difícil dejar atrás. Pero si hay algo que me gustaría destacar, es sobretodo la decisión de Duncan, algo quizás atemporal, porque no es algo que normalmente uno pueda encontrar en una novela de este estilo, pero es el entender que le da igual si Gabriela es hombre o mujer, porque sus sentimientos van más allá de ello, directamente está enamorado y está dispuesto a luchar por ese amor aunque tenga que abandonar incluso el clan.

Durante todo ello, tampoco podemos olvidar las distintas disputas que surgirán entre clanes, estamos en las Highlands así como la asidua persecución del padrastro de Gabriela, que no cejará en su empeño hasta encontrarla. 

Creo que en general sus personajes, tanto los protagonistas como los secundarios, han estado dotados de fuera y determinación, ofreciendo una historia en donde la actualidad y el pasado se compensan de una manera maravillosa. 

Y es que hay cosas que me gustan como poco en este tipo de novelas, aparte de unos personajes carismáticos y es el poder ver Escocia a través de los ojos de los escritores,  algo que Brenna ha conseguido totalmente con éxito, descripciones de castillos, paisajes, las vidas que ellos llevaba y sin olvidar nunca esa sociedad dominada por los hombres en donde las mujeres fuertes como Gabriela irán haciéndose un hueco. 

Viento de otoño en resumen ha sido una novela que se disfruta página a página, en donde se nos cuenta una historia llena lucha, romance y lealtad.  


Con que más puedes soñar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...