martes, 29 de agosto de 2017

RESEÑA: Un canalla que no lo era

¡Buenas tardes, soñadores!

Os traigo en este medio lluvioso martes una nueva reseña. Vuelvo al estilo victoriano, pero no a cualquier estilo, sino al de Sarah MacLean, apreciada autora que ha conseguido que me enamoré de todos y cada una de las novelas que publica ¿Cómo lo hace?

Sumergirme entre las páginas de las novelas de Sarah MacLean me supone un regocijo de nervios y expectativas que consigue que se mantenga en todas y cada una de las páginas hasta su final, en donde siempre acabo con cara de boba, pero esto es ir adelantando acontecimientos.




Título: Un canalla que no lo era

Editorial: Versátil

Autor/a: Sarah MacLean

Sinopsis: 
Cuando Sophie, la menos interesante de las hermanas Talbot, empuja a su cuñado y lo hace aterrizar dentro de un estanque de peces ante toda la sociedad londinense, se convierte en el blanco perfecto para el desprecio público de la nobleza. Su única opción es huir de Londres. Por desgracia, el carruaje en el que se cuela no la va a salvar de la ruina... Kingscote, «King», marqués de Eversley, no ha conocido a ninguna mujer a la que no pueda conquistar, por lo que su reputación no está a la altura de lo que se espera de un futuro duque. Lo que no sabe es que su vida va a dar un vuelco inesperado cuando descubra a Sophie en el carruaje que le conduce a la mansión de su padre, en la frontera con Escocia.



RESEÑA


Un canalla que no lo era, es una historia adictiva desde el principio, como no podía ser de otra manera y como nos tiene acostumbrada su autora, historia que escribe, historia que acaba enamorándome. Este es el primer libro de la nueva serie Escándalos y Canallas.   

En esta ocasión la historia girara entorno a Sophie, la pequeña de las “peligrosas” Talbot, una mujer diferente a todas sus hermanas y quien no parece encajar en una sociedad tan demandante como la alta alcurnia londinense. La familia Talbot, es la típica nueva familia de ricos, venidos de un publecito humilde y en el que cabeza de familia se dedicaba a la mina, algo tan poco noble para el título que ostenta. Pero ahora todo ha cambiado, toda la familia vive en Londres, con una posición a mantener, pero eso no evita que el resto de las hermanas de Sophie, no piense en lo que suponen sus actos, sino que simplemente se dediquen a vivir la vida entre escándalo y escándalo.

Pero una noche todo se precipitará y tras montar Sophie el primer escándalo de su vida, no dudará en huir, intentando dejar atrás todo lo que conoce, para intentar recuperar su humilde vida antes del traslado a Londres. Durante esa huida será cuando conozcamos al libertino de King, marqués de Eversley, quien tras saltar por la ventana de una habitación, se encontrará con Sophie de una manera un tanto cómica.

El destino unirá sus destinos en una carrera a contrarreloj por las Gran Carretera del Norte, con una única dirección, Escocia y la búsqueda de la ansiada libertad.

El encanto de esta trama parte sobre todo por Sophie, el personaje que ha creado la autora, ha sido el de una joven seria y con unos principios muy arraigados, pero que poco a poco, conforme vaya enfrentándose a los distintos obstáculos del viaje, irá evolucionando, descubriendo con ello a una Sophie, valiente, divertida y con ganas de jugar al peligroso juego del amor. Respecto al personaje de King, no es de los que más me haya gustado, quizás porque me recordaba a otros de los que ya había descrito en otras series y no había acabado de convencerme.

Aunque tengo que decir que la química de ellos, ese amor – odio, ha sido perfecta, un tira y afloja que hará que ambos personajes se vayan dando cuenta de los sentimientos de cada uno poco a poco, en una cocción a fuego lento que se agradece. El resto de personajes secundarios que configuran esta historia, no tienen un gran peso, puesto que en casi todo momento ejercen una presión a los protagonistas desde la lejanía, haciendo su aparición de manera esporádica.

Y el final, previsible porque uno sabe cómo acabará, pero aun así diferente, porque seguramente no es como uno pudiera esperar, lo que hace descubramos facetas más humanas y humildes.


Sarah MacLean ha vuelto a conseguirlo, una novela adictiva y entretenida para estas tardes de verano, que hacen que vuelvas a soñar con la alta sociedad londinenses y sus alocados escándalos.


2 comentarios:

  1. Tengo que mantener este libro alejado de mí, me llama demasiado y todavía tengo otros dos libros de la autora por leer jaja Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja uuuy entonces es una tentación demasiado grande!! Besazos! ^^

      Eliminar

Con que más puedes soñar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...